Serie Romántica: El viaje de Yani – Capítulo 2

El_viaje_de_Yani_Ritchie_CCL_Capitulo_02_

Como lo prometido es deuda, aquí los dejo con el segundo capítulo de mi primera serie romántica El Viaje de Yani. Espero que lo disfruten y no olviden dejarme sus comentarios cuando terminen de leer 😀

Si te perdiste el primer capítulo, no te preocupes, está incluído cuando descargas esta segunda entrega.

Te invito a conocer esta historia paralela a mi nueva novela Yo no soy Sarah Piggs www.yonosoysarahpiggs.com

– R.

 

SINÓPSIS: Después de ver a su novio quitarse la vida frente a ella, una joven toma la decisión de ayudarlo, incluso cruzando las fronteras de la muerte, demostrándole a su amado hasta dónde estará dispuesta a ir por amor.

EN ESTE CAPÍTULO: Ana ha preparado una fiesta de despedida para su novio Yani, quien se irá a vivir a Japón por 18 meses en unos días, conoce un poco más sobre el amor que siente por él y la historia de cómo se conocieron.


El viaje de Yani

– Capítulo 2 –

 

⎯ ¡Primo!

Encontrarme con mi primo James siempre me alegraba el día. Simplemente, él era el mejor, y ahora que estaba viviendo temporalmente en mi ciudad, después de haber tomado un proyecto con su firma de abogados durante algunos meses, aprovecharía para disfrutar de su compañía.

Sobre todo, me ayudaría ahora que Yani, mi novio, se fuera a vivir a Japón por un año y medio, seguramente necesitaría distraerme, así que le sacaría toda la ventaja posible a la presencia de mi primo.

James también estaba lejos de su novia, Emilie, a quien todavía yo no conocía, pero él hablaba tanto de ella que ya sentía como que la conociera de toda la vida… Estoy segura que al menos él me entendería cuando Yani se fuera en unos días.

Mi primo y yo teníamos una buena relación desde que éramos chicos, tal vez se debía a que yo era hija de su tío favorito, Orestes, el tío policía, o como le decían de cariño en la familia, el politío… O tal vez porque guardábamos buenos recuerdos de los veranos en su casa, cuando mi papá me llevaba con él a visitar a su hermano mayor, mi tío John.

⎯ ¿Cómo está mi prima preferida?

⎯ Muy bien ⎯ le respondí sonriente, acercándome para darle un abrazo.

Realmente mi primo James era alguien a quien admiraba mucho, era muy joven y ya había logrado tanto, apenas me llevaba tres años y ya manejaba su propia firma de abogados, la que se había convertido en una firma de mucho renombre. Yo sabía que llegaría lejos y me enorgullecía mucho al tenerlo como alguien muy cercano a mí.

⎯ Siéntate, pequeña ⎯ dijo señalando la silla frente a él ⎯. ¿Quieres que te mande a pedir algo de tomar?

⎯ Un jugo estaría bien, tengo mucha sed.

Presionó un botón en su elegante teléfono, el que parecía demasiado complejo como para que cualquier mortal lo entendiera y se escuchó la voz de su joven asistente del otro lado de la línea.

⎯ Luci, consígueme dos jugos de piña, por favor.

⎯ Sí, Licenciado. Ya se los mando a pedir.

⎯ Gracias ⎯ concluyó cortando la comunicación.

⎯ ¿Tienes mucho trabajo?

⎯ Siempre tengo mucho trabajo ⎯ respondió descuidadamente, sentándose en la silla detrás de su escritorio.

Me gustaba pasar por la oficina de James, confieso que muchas veces, sólo para admirar el paisaje. La vista panorámica de la ciudad era impresionante, aquellos vitrales de piso a techo que protegían la oficina parecían magnificar la belleza de mi ciudad… Los rascacielos se veían imponentes desde aquél piso cuarenta y tres y hubiera jurado que el sol era más brillante desde la altura, bueno, tal vez lo era.

⎯ Um… Y yo que quería que me acompañaras a comprar el regalo de Yani.

⎯ ¿Regalo de qué?

⎯ De despedida.

⎯ ¿Qué le vas a comprar?

⎯ Le voy a regalar un diario.

⎯ Suena bien.

⎯ Y eso no es todo… Es un diario electrónico, lo que escribes en él se copia automáticamente en un diario igual que tendré yo.

⎯ ¿Como si se mandaran cartas?

⎯ ¡Sí! ⎯ Le respondí emocionada.

⎯ Yo debería regalarle uno de esos a Emilie.

⎯ Deberías, seguro le va a encantar.

Tocaron la puerta.

La asistente de James abrió sin anunciarse, en verdad no lo necesitaba, era la única persona autorizada por él que podía entrar en su oficina en cualquier momento.

⎯ Aquí están los jugos, licenciado Marshall ⎯ dijo la chica con su exótico acento, exhibiendo su apariencia adriática, que provenía de las costas croatas.

⎯ Gracias, Luci ⎯ dijo James sonriendo.

⎯ Gracias ⎯ agregué viendo a la chica colocar la bandeja con los vasos sobre el escritorio antes de retirarse.

También me gustaba ir a ver a mi primo porque en verdad creía que se sentía muy solo y por eso nos visitaba tan seguido, generalmente los fines de semana o durante los martes de fútbol que compartía con mi papá, tomándose unas cervezas en la terraza, donde armaban alborotos y formaban su propia fiesta entre mi papá, James y Yani. A pesar de ser un tipo muy ocupado, mi primo James siempre hacía espacio para pasar tiempo en familia… A veces me preguntaba, a qué hora dormía.

¿Yo me sentiría así cuando Yani se fuera? ¿Buscaría distraerme todo el tiempo como lo hacía mi primo? ¿Me dedicaría a la universidad, a mi trabajo y cualquier tipo de actividad que me distrajera de pensar en que el amor de mi vida se iría por un año y medio lejos de mí?

No debía ser tan dramática.

Yani me lo decía a cada rato.

Ser una reina del drama no me hacía bien.

Nos veríamos pronto, después de todo planeaba visitarlo lo más seguido posible, ahorraría todo lo que pudiera para comprar mis boletos a Japón, y aunque probablemente me gastaría una millonada, valdría la pena.

Sin embargo, no me preocuparía por eso en ese momento, aún me quedaba ese fin de semana con él. Iríamos a acampar y a visitar a sus padres en Chiriquí, la provincia de las tierras altas.

⎯ ¿No podrías salir un rato y acompañarme, James?

Él negó con la cabeza.

⎯ Tengo que dejar muchas cosas en orden, hoy saldré temprano porque tengo que ir al aeropuerto.

⎯ ¿Y eso? ¿Te vas de viaje?

⎯ No ⎯ sonrió ⎯, voy a buscar a Emilie.

⎯ ¿En serio? No sabía que llegaba hoy.

⎯ Yo tampoco… Ayer estábamos hablando y estaba triste porque no le habían aprobado sus vacaciones y esta mañana me llamó para decirme que su jefa cambió de opinión y la dejaron venir, así que compró un vuelo en la madrugada y llega en dos horas.

Podía ver claramente cómo se le iluminaba el rostro a mi primo al hablar de su novia.

James estaba tan enamorado.

⎯ ¡Qué bueno, James! Me alegra mucho ⎯ sonreí, contagiada por su entusiasmo.

⎯ A mí también… Han pasado casi tres meses desde la última vez que nos vimos.

⎯ Entonces, ¿la voy a conocer esta noche?

⎯ Bueno, tal vez Emilie quiera descansar, tuvo un vuelo largo.

⎯ Entonces, ¿no irás a la despedida de Yani?

James entrecerró los ojos… Ya lo veía venir, seguro se le había olvidado. Su cara lo decía todo.

⎯ Vas a ir, ¿verdad?

⎯ Pero hoy llega Emilie… Quería estar solo con ella.

⎯ Pero, James… ¡Lo prometiste! Es importante para mí y a Yani le agradas mucho.

Mi primo hizo ese gesto que lo caracterizaba cuando estaba incómodo, pasó su mano por su lacio y negro cabello, como si peinarse con la mano desnuda liberara su estrés.

⎯ Pero, Ana…

Parecía que los ojos cafés y verdes de James me suplicaban que no le insistiera, pero realmente me había esforzado para la fiesta de despedida de Yani, quería que todo saliera perfectamente y me sentiría muy ofendida si él no iba, aún cuando tuviera una muy buena excusa.

⎯ ¡James!

⎯ Está bien, iré… Pero sólo un rato… Quiero estar con Emilie.

⎯ Perfecto ⎯ volví a sonreír ⎯. Aunque sea un rato, sólo no dejes de ir… Además, quiero conocer a Emilie, seguro le gusta bailar.

⎯ Mucho más que a mí, eso sí.

⎯ ¡No seas tan aburrido! ¡Vamos a bailar salsa esta noche! ⎯ Dije muy animada moviendo los hombros al invisible ritmo de una salsa imaginaria.

Realmente estaba entusiasmada porque llegara la noche.

James suspiró.

⎯ Tú bien sabes que yo no bailo.

⎯ ¡Pues hoy vas a aprender! A Yani le encanta la salsa, así que todos vamos a bailar esta noche, para que se vaya feliz y sepa que hay muchas personas que lo queremos.

⎯ Está bien… Iré… Le diré a Emilie ahora que la vea ⎯ respondió mi primo recostándose en su silla.

Me despedí de la opulenta vista de la oficina de James, la extrañaría tanto cuando él regresara a su país. Necesitaba buscar un trabajo en una oficina como esa.

 

Pero mientras tanto…

Volví al spa después del almuerzo y de pasar a buscar el regalo de Yani al centro comercial. Realmente no podía quejarme de lo que hacía, ayudaba a mujeres a verse mejor, haciéndoles masajes reductores y otros tratamientos de belleza.

Mi técnico en estética me había ayudado a conseguir algo de dinero mientras terminaba mi ingeniería, así que me sentía bien en mi trabajo. Además, trabajar como esteticista iba más allá, era como ser psicóloga o terapeuta de parejas… Todas las mujeres a las que atendía me contaban sus vidas y los problemas que tenían con novios o esposos, así que además de ayudarlas físicamente, también les daba ánimos en sus vidas amorosas.

Sólo atendería dos pacientes esa tarde, así que podría ponerme a estudiar para mis semestrales.

Me hacía falta.

Mucha.

Trabajar en el spa era bueno, me daba tiempo para ocuparme de mis asuntos y lo mejor es que la dueña, Jazmine, dejaba a todas las empleadas hacerse los tratamientos que quisieran sin tener que pagar por nada.

Esa tarde debería pedirle a alguna de mis compañeras que me hiciera un masaje relajante… O tal vez me daría un baño de oxígeno para estar fresca en la noche.

Mi teléfono interrumpió mis pensamientos.

– Descarga este capítulo para conocer su final –


 

¿Compartirías tus sentimientos con un extraño?

Cada historia que escribo tiene mis sentimientos impresos, y no me gusta compartir todos mis sentimientos con extraños. Déjame tu nombre y tu correo en el formulario de abajo y vamos a conocernos. Te contaré esta historia completa y muchas otras 😉

Sobre los formatos:
  • ePUB: Con este formato podrás leer desde tu teléfono, tablet o computadora, utilizando un lector de ePUB como iBooks (para iPhone, iPad y Mac), Kobo – Windows y Mac (gratis) o tu aplicación de lectura para teléfonos y tablets Android.
  • PDF: Te recomiendo que sólo descargues este formato para leer en tu computadora con programas como Reader (para Windows), Preview (para Mac) o Adobe Acrobat Reader (Windows y Mac)

CALIFICACIÓN:

También te puede gustar:

  1. Heliadí Arellano says: Responder

    Lo he leído y quiero saber más, sigue así, cada ves es más interesante..

    5
    1. ritchieccl says: Responder

      En dos semanas sale el próximo capítulo 😉

      0
      1. Heliadí Arellano says: Responder

        Que bien, esperaré el próximo capítulo 🙂

        0
  2. Roxana says: Responder

    Holaaaa! me encanta como escribes… el link para descargar el capitulo esta dañado. Saludos desde Venezuela

    0
    1. ritchieccl says: Responder

      ¿Qué? ¿Qué error te sale?

      0
  3. Laura Rojas says: Responder

    Al fin <3 enamorada de esta historia y de tu forma de escribir y transportarme a todo un mundo de imaginación. Muchas gracias

    5
    1. ritchieccl says: Responder

      Gracias a ti <3

      0
  4. Eva Dutary says: Responder

    Buenísimo, ¿será que sale el tercer capítulo pronto?

    5
    1. ritchieccl says: Responder

      Sí, los capítulos salen cada dos semanas.

      0
  5. Jhonnara Carreño says: Responder

    Genial!! que emoción!!!

    5
    1. ritchieccl says: Responder

      😀

      0

Deja un comentario